viernes, 5 de febrero de 2010

LA TELEVISIÓN NUESTRA DE CADA DIA

ARTEAGA GUERRA, Wilfredo
CALVO MORALES, Jesús Alberto


Varios estudios han demostrado; que ver la televisión tiene una serie de efectos negativos, incluyendo la obesidad. Lo que pocos habían podido revelar es la relación directa entre consumo de televisión y comprensión lectora. Es lo que hicieron los investigadores de la Universidad de Würzburg, Alemania.

Tras examinar durante cuatro años a más de 350 estudiantes, los expertos concluyeron que el exceso de televisión tiene una clara y nefasta incidencia en la capacidad de los alumnos a la hora de comprender lo que leen y, por ende en su rendimiento. (Marco Ennemoser y Wolfgang Schneider,2004)“…La televisión no estimula el desarrollo de áreas del cerebro, como el lóbulo frontal, donde están radicados el lenguaje, la interacción social, la concentración, deducción y atención. Como no hay estimulación, esas áreas se atrofian.El efecto mimético directo: niños y adultos expuestos a grandes dosis de espectáculos violentos pueden llegar a ser más agresivos o a desarrollar actitudes favorables al uso de la violencia como medio para resolver los conflictos. Los niños aprenden por observación y probando patrones conductuales. La exposición repetitiva a patrones conductuales violentos puede llevar a aumentar sentimientos de hostilidad, de sensibilización al dolor de otros, aumento de probabilidad de interactuar y responder a otros con violencia. Los videojuegos son un ambiente ideal para aprender violencia. ”.(explica la especialista Dra. Valeria Rojas,2008)

LA TELEVISIÓN EDUCATIVA

Los expertos consideran que la televisión educativa es el verdadero antídoto ante la mala influencia televisiva. Aunque, eso sí, es necesario que haya un adulto que interactúe y analice los contenidos. La televisión educativa maneja más palabras que la entretenida, entrega nuevos conceptos y significados y está hecha para que el menor interactúe con la pantalla, por lo que se evitan los malos efectos derivados de la pasividad del sujeto (Expertos de la universidad de Wurzburg, 2004)
“…el rol de adulto como guía es fundamental. “La idea es que los padres guíen la enseñanza de estos programas y les expliquen más en profundidad aquellas informaciones que a los niños les cuesta entender” afirma (Dra.Valeria Rojas, 2008)

LA TELEVISION COMO NIÑERA

Coincidimos con los expertos, quienes mencionan que los padres, cuando dejan a sus hijos frente al televisor, por dedicarse a trabajar abandonan a sus hijos sin siquiera saber lo que ven, están actuando en forma irresponsable frente a aquello que este aparato les pueda dar. Es sumamente cómodo, para algunas madres, sentar a sus pequeños, para que vean “los inocentes dibujitos animados”. Que desgraciadamente no tiene nada de esto, por el contrario, fomentan actitudes de agresión, discriminación, y hasta presentan situaciones por demás amorales sin ningún inconveniente. Eduquemos a nuestros hijos para que puedan discernir qué programa ver y por qué. Esto se logra con una buena guía por parte de los padres, primero leyéndoles libros de cuentos, que ellos podrán repetir luego, para ir haciendo síntesis, y así poder crear desde los elementos adquiridos, nuevos argumentos. La presencia de los padres hará que no sean contrapuestos los intereses de la televisión con la buena lectura, sino por el contrario sean aliados a la hora de educar.

En conclusión, es muy probable que no sea la TV lo que embrutece a los niños sino los contenidos embrutecedores ya que, como hemos podido observar, aquellos niños que ven TV Educativa no sólo manejan más lenguaje sino mejoran en su rendimiento.

REFERENCIAS
Adler, Mortimer J. (1996) Cómo leer un libro: una guía clásica para mejorar la lectura. Madrid: Debate.
Alonso, J. - Mateos, M. (1985) "Comprensión lectora: modelos, entrenamiento y evolución". INFANCIA Y APRENDIZAJE, págs. 31-32, 5-19.
Alonso Tapia, J. (1997) Evaluación del conocimiento y su adquisición. Madrid: CIDE.
Alvarez Calleja, Mª Antonia (1989) Destrezas de lectura: en torno a la metodología de enseñanza a distancia. Madrid: UNED.
Bacaicoa Gamuza, F. (1987) La comprensión lingüística: un enfoque cognitivo. Salamanca: Universidad Pontificia.
Ballesteros, S. - García, B. - Manga, D. (1997) Los recursos de la mente para comprender y actuar: iniciación a la psicología humana. Madrid: UNED.

No hay comentarios:

Publicar un comentario